jueves, 4 de abril de 2013

INFUSIÓN DE LOTO

El loto es no sólo una bellísima planta, sino también un ingrediente muy habitual en Oriente, como ingrediente culinario para platos salados y dulces y también por sus beneficios para la salud. Se usan muchas de sus partes: la raíz, la hoja, la semilla, el germen...Así que hay que explicar bien de qué está hecha esta infusión.

Además, hay otro factor que embrolla todavía más la cosa, y es que existe también una clase de té verde, producido en Vietnam, que se ha dado en llamar "té de loto" y que, claro está, no tiene nada que ver con el loto y sí con el té...Y como este loto de verdad para infusión también se llama muchas veces té de loto (como quien dice té de hierbabuena o de manzanilla)...Pues el lío está servido.

Pero es muy fácil: esta infusión sí es de loto, concretamente hecho con el "germen". No sé si está bien traducido, ya que lo he leído en páginas en inglés...pero me imagino, viendo el aspecto del contenido de la bolsa, que el germen son lotos "en gestación", embrionarios como si dijéramos, máxime cuando he leído que a la semilla, antes de comercializarla, se le quita el germen porque es amargo. Y sí, esta infusión es amarga si no la hacemos a muy baja concentración. El primer día que la hice le puse una cucharada por taza y la tuve que tirar.

El té de loto (este específicamente) se puede usar como desintoxicante del hígado y para la circulación, así contra las palpitaciones y para facilitar el sueño en casos de insomnio. Es una infusión sobre todo equilibrante.

Se aconseja prepararla a unos 70 grados, así que apagad el fuego antes de que el agua hierva del todo e incluso dejad el agua reposar unos 10 segundos. Luego añadid el loto y dejad reposar, si no os gusta muy amargo, no demasiado tiempo, como unos 3 minutos. Así se puede tomar incluso sin azúcar. Si os gusta con un toque de amargor pero sin pasarse, dejad que se infusione durante 10 minutos, y si os va la marcha y lo queréis amargo a tope doblad o triplicad la cantidad de planta que os muestro.





La infusión, servida en un humilde vaso:




Y el paquete:




Detrás de la foto con el vaso está mi nueva adquisición para infusiones, que es una tetera semiautomática que me va muy bien para preparar tés que requieran una temperatura determinada. Un día os explico cómo funciona; por hoy no os doy más la tabarra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario