miércoles, 3 de abril de 2013

PAN MARROQUÍ DE SARTÉN

Al fin, y totalmente por casualidad, he encontrado la receta que produce un pan casi exactamente igual al que compro en la panadería islámica de la esquina. En casa tenemos panificadora y hacemos pan regularmente, pero a veces, por una u otra circunstancia, nos quedamos sin pan y es entonces cuando recurrimos a la pequeña panadería musulmana. Allí venden unos panes planos, blandos y blanquecinos que es ideal trocear con las manos y que se pueden comer calentados, tostados, tal cual...una delicia. Estuve hace un tiempo buscando recetas de pan árabe plano...pero hasta hoy no he encontrado lo que buscaba: es el batboot, batbout o batboute...
He tomado la receta del canal de Assia Othman en YouTube, y he seguido estrictamente la receta en cuanto a ingredientes, lo único que me ha faltado son las semillas de nigella y las de hinojo. Por lo que respecta a la elaboración, como no tengo máquina tipo Kitchen Aid, he utilizado mi panificadora para amasar, aunque variando el orden habitual en que se ponen los ingredientes. Aparte de esto, la cantidad de agua ha tenido que ser mucha menos que la aconsejada en la receta, prácticamente la mitad...pero como el agua se añade gradualmente, no hay ningún problema con eso.
Lo que más me ha sorprendido era que se pudiera hacer un pan en una sartén, en abierto, y  en tan poco tiempo. Creía que saldría crudo por dentro, y nada de eso. Hasta caliente se puede comer, no es en modo alguno una masa cruda como yo pensaba.


Vamos, pues, con la receta.

INGREDIENTES para unos doce panecillos de ración

3 tazas de harina
2 cucharadas de semillas de sésamo
10g de levadura seca para pan (de la que viene en sobrecitos y es granulada)
1 cucharadita de sal
1/2 cucharadita de azúcar
El agua necesaria para formar una masa (en la receta original dos tazas, en mi experiencia una)
Harina para espolvorear la superficie  de trabajo

PREPARACIÓN

Calentamos el agua de manera que quede  tibia. Ponemos la levadura en una tacita y le añadimos un poco del agua junto con el azúcar. Removemos hasta formar una mezcla uniforme.
En el recipiente de la mezcladora, o en mi caso en el de la panificadora, ponemos la harina, las semillas y la sal. Añadimos el contenido de la tacita. Conectamos la máquina para que amase y vamos añadiendo progresivamente el agua, hasta que veamos que se forma una masa consistente pero no demasiado dura, que no se peque a las paredes del recipiente.
Dejamos que la máquina amase durante unos 20 minutos; si es panificadora habrá que usar un programa para pan o similar e interrumpirlo. Sacamos la bola de masa y la ponemos sobre nuestra superficie de trabajo enharinada, o, mejor, sobre un paño limpio con poquísima harina.
Vamos formando bolas con las manos sin amasar apenas, muy suavemente, y formamos bolas que ni siquiera hace falta que sean del mismo tamaño, porque no se van a tener que hacer en un horno todas al mismo tiempo.


 Las vamos aplanando sobre el palo usando los dedos y volteándolas una vez, las tapamos con otro paño o mejor con dos y las dejamos reposar durante una hora y media aproximadamente.

Antes del reposo:





Y después:




Seguimos. Calentamos una sartén antiadherente sin nada de aceite y empezamos a hacer los panecillos. Depositamos con cuidado uno de ellos si  la sartén es pequeña o varios si es grande, y a los 10-15 segundos le damos la vuelta; todavía no se habrá dorado, sobre todo si es la primera tanda cuando la sartén no está demasiado caliente. A partir de ese momento, le vamos dando vueltas hasta que vemos que se endurece un poco pero no demasiado, y se dora de manera no uniforme con el aspecto característico de estos panes. Veremos como la masa va subiendo y se va hinchando antes de dorarse.










Aunque la foto no es buena, más o menos se puede ver en ella la miga. Como se ve, son panes que se pueden rellenar, tipo pita.


Y ya está. Para cenar me he comido dos y el resto los he congelado cuando aún no se habían enfriado del todo.
Podéis ver el video de Assia y escuchar su bella música,  y  también ver un enlace a otra receta de este pan, con variaciones, en español.

3 comentarios:

  1. Esto tiene una pinta espectacular. Siempre tengo dudas con mi panificadora. ¿La masa nunca se tiene que pegar a las paredes? Porque a mí se me pega que da gusto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es una masa para luego amasarla y darle forma aparte, es mejor que no se pegue...

      Eliminar
  2. Que pintaaa....
    A mi lo que me pasa es que cuando hago pan(cuando lo intento) por dentro se me queda comooo mojado como crudo pero por fuera esta echo :s.Mis panes no suben si se quedan bien por dentro!!! porque??? me podría decir algo si sabe?
    gracias

    ResponderEliminar